Variante Delta avanza por Brasil y preocupa a autoridades de salud

PORTO ALEGRE, Brasil — El avance acelerado de la variante Delta (B.1 617.2) del coronavirus en la ciudad de Río de Janeiro, en la región sureste de Brasil, ya es responsable del 56.6 por ciento de los casos de la enfermedad en la ciudad, dice el secretario municipal de Salud Daniel Soranz.

“Estamos viendo un aumento de casos de la variante Delta en la ciudad, pero al principio este aumento de casos no va acompañado de un aumento de muertes, pero podemos ver que esta variante es capaz de propagarse mucho más rápido, especialmente en personas no vacunadas”, dijo Soranz a Zenger.

Solo en agosto, hubo 286 personas mayores de 60 años hospitalizadas en la capital del estado. “Se trataba de personas mayores que no habían sido vacunadas. Vemos una proliferación muy grande en este grupo de edad y también en parte de las personas que han sido inmunizadas”, dijo.

Daniel Soranz, el secretario municipal de Salud en Rio de Janeiro. (Edu Kapps/SMS-Rio/Cortesía) 

Soranz dijo que las medidas sanitarias para combatir la variante Delta son las mismas aplicadas desde el inicio de la pandemia en 2020, es decir, usar máscara, lavarse siempre las manos y mantener la distancia social. También dijo que se aceleró la campaña de vacunación en la ciudad de Río de Janeiro. “Estamos aplicando 450 mil dosis semanales y evaluando junto con el Ministerio de Salud una posible tercera dosis de inmunización para ancianos y personas inmunodeprimidos”, dijo.

El secretario de Salud del Estado, Alexandre Chieppe, dijo a Zenger que ha estado monitoreando la propagación de la variante Delta en Río de Janeiro. “En poco menos de dos meses, Delta ya superó a la variante B1 que predominaba en el estado. Es una variante más agresiva desde el punto de vista de la transmisión y estamos dando los pasos necesarios. Si el escenario epidemiológico se agrava, o si hay algún cambio importante, podemos intensificar las medidas de protección, de distanciamiento, como está previsto en nuestra planificación. Cuando hay un empeoramiento de estos indicadores, las medidas pueden ir desde la prohibición de algunas actividades hasta el cierre de escuelas, por ejemplo”, dijo.

Según Chieppe, la variante Delta ya es responsable de la mayoría de los casos de COVID en el estado de Río. “La variante ya alcanzó 65 por ciento de los municipios y la expectativa es que esa ola de casos esté acompañada de pacientes graves y muertes en la misma proporción”, dijo. Con pocos meses en el cargo, el médico es el quinto secretario de Salud desde el inicio de la pandemia en Brasil, en marzo de 2020.

El 20 de agosto, el alcalde de Río de Janeiro, Eduardo Paes, dijo que la ciudad ha establecido un récord de casos de COVID este año con la variante Delta y, por lo tanto, extendió algunas medidas restrictivas en la ciudad hasta el 30 de agosto. “Nunca tuvimos tantos casos de COVID en la ciudad de Río como en este momento”, dijo Paes en una conferencia de prensa durante la publicación del 33° Boletín Epidemiológico de Río.

La variante Delta ya es responsable de la mayoría de los casos de COVID en Rio de Janeiro. (Luciano Nagel/Zenger)

El Dr. Fernando Spilki, virólogo de la Universidad Feevale de Novo Hamburgo, de Río Grande do Sul, dijo a Zenger que había una asincronía entre los estados de la Federación, lo que genera un aumento de casos de la variante Delta en todo el país, especialmente en las ciudades más grandes. “Dentro de los estados brasileños, normalmente vemos que este brote comienza en regiones más pobladas, en este caso las ciudades de Río de Janeiro y Brasilia. Además de la vacunación a ritmo lento, también hay una relajación por parte de las autoridades, en las medidas necesarias para contener esta rápida propagación de la variante Delta”, dijo.

Dice que la ciudad de Río de Janeiro ya funciona cerca del límite, con el 95 por ciento de las camas de UTI (Unidad de Tratamiento Intensivo) ocupadas y el 89 por ciento de ocupación de camas de internación convencional.

La rápida transmisión de la variante delta en la ciudad de Río de Janeiro ha preocupado a la periodista Adriane Gazzola, de 49 años. “Al inicio de la pandemia quedé asustada, tomé mi auto y me fui de Río. Viajé para Río Grande do Sul para quedarme con mi madre y mi hermana. Me quedé siete meses con ellas. Cuando el brote de la pandemia disminuyó un poco en Río, volví para la ciudad, pero súper neurótica y tomando todos los cuidados para no contraer COVID, pero infelizmente terminé contagiándome con la variante Delta”, dijo.

Gazzola cree que se contagió durante una consulta médica en julio. “Fue el único momento en que me saqué el tapaboca. Fui a una clínica particular para una consulta y tuve que sacarme el cubreboca durante un examen, entonces imagino que allí fui infectada porque no voy a bares ni restaurantes aquí en Río y siempre tomé todas las medidas y los cuidados”, dijo. Ya se había vacunado con las dos dosis de la vacuna y se recuperó bien de los síntomas.

Adriane Gazzola se contagió de la variante Delta en Río. (Cortesía de Adriane Gazzola)

Roberta Carvalho, de 44 años, gerente de recursos humanos de una startup, dice que, con la variante Delta en circulación, su rutina no se alteró en nada. “Por el contrario, estaba con mi equipo 100 por ciento home office y el día primero de septiembre volveremos a las actividades presenciales. Hay mucha gente asustada, pero seguimos la vida normal, pues estamos todos finalizando la segunda dosis de la vacuna”, dijo. Ella ya contrajo COVID también.

Situación en Sur de Brasil

En el estado de Río Grande do Sul, la nueva cepa ha ido ganando cada vez más espacio. A principios de agosto, los análisis de la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz) indicaban una proporción del 15 por ciento de los casos; sin embargo, una secuencia de 86 muestras de coronavirus recolectadas en 12 ciudades de Río Grande do Sul, realizadas por la Universidad Feevale, en Novo Hamburgo identificaron la presencia de la variante Delta en el 25 por ciento de los casos.

“Llegamos a tener en Río Grande do Sul, donde un 98 por ciento de las muestras recolectadas eran de la variante Gamma (antigua P.1 identificada en Brasil). Es una cepa con alta transmisibilidad y capaz de inducir a casos graves. La diferencia que se puede observar es que Delta [B.1.617.2, identificada en India] transmite más que Gama, es decir, en algunos casos hasta el doble de capacidad de contagio. Sin embargo no parece ser un inductor de casos graves; no tiene ese alto grado de letalidad como observamos en Gama”, dijo el virólogo Spilki a Zenger.

El trabajo realizado por científicos del Laboratorio de Microbiología Molecular de la Universidad Feevale confirmó la presencia de la variante Delta en muestras recolectadas en los municipios de Canoas, Estância Velha, Garibaldi, Novo Hamburgo y Porto Alegre. La investigación se llevó a cabo entre el 15 de junio y el 9 de agosto, e involucró material genético recolectado de pacientes de entre 10 y 93 años.

”Si Brasil entra en un alta en los casos de la variante Delta, como ha sucedido en otros países, es necesario pensar que las metas de vacunación deben ser un poco más altas. Si antes se hablaba de una cobertura del 70 por ciento de cobertura de la segunda dosis, ya hay investigadores hablando de la necesidad de una cobertura del 90 por ciento”, dijo Spilki.

En Río Grande do Sul, según la Secretaría de Salud del Estado, ya hay 66 casos confirmados de la variante Delta, en 21 municipios. Todavía hay 95 casos probables a la espera de resultados. En total, Brasil ya tiene más de 575 mil muertes por coronavirus desde el inicio de la pandemia. Los datos provienen del consorcio formado por los medios de comunicación Folha SP, UOL, O Estado de S. Paulo, Extra, O Globo y G1 que recopilan información de las secretarías de Salud, y publican conjuntamente cifras sobre defunciones y personas contaminadas, debido a las limitaciones impuestas por el Ministerio de Salud.

Editado por Melanie Slone y LuzMarina Rojas-Carhuas



The post Variante Delta avanza por Brasil y preocupa a autoridades de salud appeared first on Zenger News.